VERANO (José Luis Torres Leiva)

Jueves 22 Mayo 2014
20.30 horas

Año: 2011
Duración: 93 min.
País: CHILE
Género: Drama
Dirección y guión: José Luis Torres Leiva
Reparto Rosario Blefari, Francisco Ossa, Julieta Figueroa, Ignacio Agüero, Mariana Muñoz, Mueriel Miranda, Alejandra Moffat
Fotografía: Inti Briones

File_2011826142730Durante un caluroso día de verano pequeños eventos marcan la vida de un grupo de visitantes y trabajadores de unas viejas termas en el sur de Chile. Julieta, Francisco, Isa, Rodrigo, Ignacio, Mariana, Muriel, Gabriela, Eliseo, Norma, Alejandra y Claudio pasan las largas horas de verano en la naturaleza aprendiendo a manejar, limpiando la casa, besándose por primera vez o sólo hablando y caminando mientras el día lentamente se disuelve en fragmentos de felicidad y descubrimiento.

569_verano2

AVISO, no suelo POSTEAR textos propios, básicamente porque DESCONFÍO DE CÓMO ESCRIBO acerca de muchas cosas, entre otras de CINE. Hago una EXCEPCIÓN porque esta película es PURO OVNI, un CASO APARTE, un objeto vivo diminuto e INMENSO a un tiempo.
Va:

“SOÑAR UN VERANO EN EL QUE FUIMOS NOVIOS Y PODER CAMBIARLE EL FINAL”

Sobre “Verano” de José Luis Torres Leiva

Verano-foto-2Hay películas vanidosas, que reclaman toda nuestra atención casi como un nene llorón y malcriado, obras vociferantes, seguras de su transcendencia, piensen en fardos pesados como “Crash” de Paul Haggis, “Mystic river” de Clint Eastwood, cualquier film de Alejandro González Iñárritu, Michael Haneke o incluso “El lector” de Stephen Daldry (empezar largándose una nadería con tu-tú como “Billy Elliot” y saltar a tanta altisonancia tiene su mérito, también es cierto). Todas ellas apelan a incomodarnos con grandes preguntas sobre los grandes temas, nos hacen responsables de esto y aquello, son viejotestamentarias y, definitivamente, aburridas e innecesarias.

15138Y luego, en el otro extremo, hay películas claras, inmediatas, sin vuelta de hoja, que precisamente en su condición diáfana esconden un mecanismo de seguridad inexpugnable para cualquier envite crítico. “Verano”, del chileno José Luis Torres Leiva responde a este perfil, piezas de cámara que es conveniente disfrutar desde la epidermis, casi como una experiencia, si decir esto no sonase tan absolutamente cursi. Recuéstense, sobre todo no tengan prisa, dejen que el film marque el ritmo de sus vidas por los próximos 100 minutos. Quizás en algún momento se noten desorientados, pero no pasa nada, forma parte del proceso. Lo importante es que en ningún momento se dejen llevar por la tentación de ponerle las manos encima a un objeto tan delicado con vistas a analizar su estructura, referencias y pasadizos secretos, se les va a deshacer entre los dedos y van a perder además el goce sencillo de limitarse a respirar la película (vale, esto suena cursi también).

1351448Va la sinopsis: Un día de Verano en las termas de Cauquenes, un lugar que ya era conocido por los pueblos originarios previo a la llegada de los españoles y que desde finales del siglo XIX alberga un hotel/balneario de corte gótico. Un día de Verano, decíamos. Hay una chica argentina que viaja sola (interpretada por la cantautora Rosario Bléfari), recientemente ha sabido que espera un bebé. Hay también una pareja, joven pero algo encallada por la convivencia; la complicidad y el cariño más doméstico empiezan a pesar en su relación y se encuentran ahora entre la disyuntiva de ser padres o seguir estirando su cotidianidad ad infinitum.
Y luego están un anciano solitario que descubre fascinado a una camada de cachorros alimentándose, un motorista con un tatuaje reciente en el antebrazo, una aspiradora que no funciona, una camarera sin experiencia que aprende a doblar servilletas…
Todos estos personajes se encuentran y desencuentran, se conocen, dialogan, se miran, se abrazan o se separan. Podríamos sentir la tentación de afirmar que la paternidad (o mejor su antesala) es un tema central en el film, pocos fenómenos pueden generar un cataclismo tan contundente y glorioso en la vida de una persona. Pero no creo que los tiros vayan por ahí, no hay temas centrales en esta película, no hay metáforas que descifrar, porque Torres Leiva ha tenido en este sentido la sabiduría y bondad de no extralimitarse en el control sobre su propia obra, a la que no ahoga con el peso de una autoría mal entendida ni de responsabilidades innecesarias. Diríamos que el realizador casi se limita (y ahí es nada) a capturar una serie de instantes efímeros a lo largo de 24 horas estivales, desde la llegada al emplazamiento de las termas, de la mano de un guía turístico, hasta una secuencia final de madrugada, un momento misterioso y sensual en el que dos amigas aprovechan la noche cerrada para bañarse a ciegas, de repente una estrella fugaz atraviesa el cielo, una de las muchachas pide un deseo y la otra se lamenta “Ojalá que yo vea una también”.
Pensándolo bien sería fácil aplicar a “Verano” la sentencia de otro ilustre veranista, Cesare Pavese, que en “El oficio de vivir” decía “Mis palabras han sido sensaciones”.
Porque cada uno de estos instantes se va sucediendo bajo una luz poderosamente evocadora, que de algún modo consigue los asumamos como parte de nuestra memoria. Este es quizás el hecho más prodigioso del film. Afinando mejor esta idea: Torres Leiva y su director de fotografía Inti Briones logran convencernos de que la luz tan primorosamente concebida que baña la película de principio a fin es exactamente la misma que emana de todos esos recuerdos de Veranos pasados sobre los que volvemos con insistencia a lo largo de nuestras vidas.

Fran Gayo
Buenos Aires, 20 Mayo 2012

veranoY AHORA SÍ, el turno de los Doctores, dos ilustres en esta ocasión:

Porque en un mundo en el que la hipervelocidad parece acometer contra el placer de la mirada atenta, la cámara de Leiva tiene la virtud de plantarse (estéticamente, cinematográficamente, políticamente) bajo su propio tiempo, cercano al territorio de los recuerdos, pero en diálogo directo con un presente terrenal que fluye a través una naturalidad magistral. Nuevamente el mundo de los recuerdos y el cine se funden. Y así es cómo Verano se constituye en una gran aventura.”

(Sebastián Santillán, Marienbad)

Verano fue la película con la que me quedé del BAFICI 2012… Torres Leiva construye una ficción a partir de recuerdos con una mirada documental. De ahí el carácter íntimo y experimental de Verano.

(Martín Rejtman)

Y el teaser

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s