CENTRO HISTÓRICO (Costa + De Oliveira + Kaurismaki + Erice)

JUEVES Primero de Mayo
20.30 horas

Año: 2012
Duración: 80 min.
Dirección y Guión: Pedro Costa, Manoel de Oliveira, Víctor Erice, Aki Kaurismäki
Reparto: Judite Araujo, Maria Fatima Braga Lima, Arlindo Fernandes, Filomena Gigante, Cruz José, Ilkka Koivula, Amandio Martins, Henriqueta Oliveira, Gonçalves Rosa, Pedro Santos, Valdemar Santos, Manuel Silva, Kristine Strautane, Ricardo Trêpa.

El próximo 1º de Mayo, Jueves, en el Centro Niemeyer, proyectaremos “CENTRO HISTÓRICO”, ómnibus filmado a 8 manos entre Pedro Costa, Manoel de Oliveira, Aki Kaurismaki y Víctor Erice. Es importante que todos y todas vayan a ver esta película, más ahora que desde hace un tiempo se insiste sobre lo obsoleto de conceptos como la resistencia y la lucha obrera o la identidad de clase tal y como hasta ahora los habíamos entendido y conocido. Se que la critica más erudita ha escrito mucho y bien de “Centro Histórico”, pero no se porqué, quizás por coincidir con esta fecha (coincidir no es exacto, la película se proyecta el Primero de Mayo por ser el día que es) nos apetecía más citar aquí el texto aparecido hace unas semanas en rebelion.org:

Centro_Historico_Film_still_1Se estrenó el pasado viernes en Barcelona (España) la película “Centro histórico”. Está dedicada a Guimaraes, con ocasión –si no ando errado- de su designación de ciudad europea de la cultura en 2012.
Se proyecta en el Verdi, en las dos últimas sesiones, sólo entonces. En ningún otro cine de la ciudad. Y no es seguro que esté muchas semanas en cartel.
Son cuatro cortos. Más propiamente: dos cortos y dos narraciones de duración media (de unos 30 minutos). Sus directores (y en algunos o en todos los casos guionistas) son Pedro Costa, Aki Kaurismaki, Manoel de Oliveira y Víctor Erice.
Déjenme que no comente apenas nada de los trabajos de los tres primeros (algunos de ellos excelentes en mi opinión, todos ellos realizados a partir de ideas interesantes). Me centro en el último trabajo: sólo por ver “Vidrios rotos”, la aportación de Erice, la breve película de 37 minutos de uno de nuestros grandes directores vale la pena ver “Centro histórico”.
Está entre lo mejor del director de “El sol del membrillo”. No es un asunto menor, un compromiso forzado, una aportación militante hecha deprisa y corriendo. Nada de eso. Es una de las películas con mayor sensibilidad humanista y obrera que yo he visto a lo largo de mi vida. Un homenaje sensible, que no sensiblero, un reconocimiento poético, en el mejor de los sentidos del término, lleno de respeto, a la clase trabajadora portuguesa, y con y en ella a las clases trabajadoras de todo el mundo.
Ver, oír, sentir, cómo se expresan, cómo cuentan sus historias, sus vidas, sus amores, su intento de independencia vital, su dependencia laboral, su trabajo en fábrica, los cuidados a sus niños, trabajadores y, sobre todo, trabajadoras de un centro fabril de la ciudad homenajeada es algo que se fija en la memoria del espectador y en su alma (perdón por la cursilería) para siempre.

imagen-de-centro-historico-680x382El momento final, el cuarto día narrado, la música, el acordeonista de familia obrera, la mirada de Erice sobre la fotografía que es causa desencadenante de la narración, está entre las cumbres de su cine y del cine con mayúscula. Recuerda, por momentos, el pasaje final de la película que hace veinte años dedicó al arte y a la reflexión metaartística de Antonio López.

Insisto de nuevo: si pueden hagan lo posible para ver “Centro histórico”. No se arrepentirán. Fijen su máxima atención, no quito valor alguno a las otras aportaciones, en la narración de ese enorme arista, de este cineasta imprescindible llamado Víctor Erice.
¡Es un excelente regalo artístico (y de clase) para estas fiestas!

Salvador López Arnal es nieto del cenetista aragonés asesinado en el Camp de la Bota de Barcelona, en mayo de 1939 [delito: “rebelión militar”], José Arnal Cerezuela.”

Más literatura:

Centro-histórico-2-e1394295840353Una virtud no menor de esta película colectiva, y sin embargo sorprendentemente coherente, es la de rescatar y reivindicar un término ahora expulsado del debate público: el de la clase trabajadora. Cuando se nos pretende convencer que todos somos clase media, aunque las evidencias apunten a una polarización de las clases sociales, llega ‘Centro Histórico’ para reivindicar la memoria de la clase obrera y su pervivencia en el tiempo, aunque bajo nuevas formas y nuevos nombres.” (Gonzalo de Pedro, Sensacine)

Aunque se trate de un encargo de Guimarães 2012 Capital Europea de la Cultura, es difícil encontrar un film colectivo tan coherente y, lo que es más importante, que demuestre tanto compromiso por parte de sus directores invitados como Centro histórico. No todos los episodios alcanzan el mismo nivel, de la misma manera que tampoco todos han sido filmados en Guimarães o en su entorno, pero lo que resulta innegable es su pertinente discurso en torno a la memoria y la clase obrera (o la memoria de la clase trabajadora, se podría decir). Tras el aperitivo que constituye el episodio de Aki Kaurismäki, Pedro Costa y Víctor Erice nos ofrecen dos de las mejores películas del año. La primera, la pesadilla que para Ventura constituye todo recuerdo asociado a la Revolución de los Claveles; la segunda, una lamentación en torno al destino de los antiguos trabajadores de una importante factoría textil. “(Jaime Pena, catálogo BAFICI 2013).

VidrosPartidos1“Víctor Erice demuestra en Vidrios partidos que incluso en los documentales caben los giros dramáticos, eso sí, inspirados en la verdad. Su corto, homenaje a la clase trabajadora y látigo del actual ultracapitalismo, rememora las condiciones de trabajo de la fábrica textil Rio Vizela, fundada en el siglo XIX y que, antes de su cierre en 2000, llegó a ser la más grande de Europa en el sector. Erice comienza con una serie de entrevistas que parece que no llevan a ningún lugar en cuestión de creatividad, pero, cuando ya avanzado su metraje, introduce a sus protagonistas en un plano que recoge su mirada ante una gran foto de los obreros en los años veinte, en pleno descanso para la comida, la película enciende la emoción. Esos movimientos de ojos, con la foto fuera de campo, muestran la ternura, la melancolía, la tristeza, el honor, el coraje y la desesperanza de unos hombres y mujeres de otro tiempo, labradores de unos derechos sociales hoy desgraciadamente en el filo. Una nueva muestra del genio de un hombre que, y es una lástima, apenas ha podido realizar tres largos y un puñado de piezas de museo en 40 años de carrera. Que parece complicado trabajar con él puede ser más o menos evidente, pero de raros como Erice, y sin apenas talento, tenemos que soportar una película cada dos o tres años.” (Javier Ocaña, El País)

Trailer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s