AMOR, DESAMOR Y OTRAS ENFERMEDADES DEL ALMA HUMANA (el cine de Fernando Franco)

17 de mayo, 20.30 h.  4TCSVVpray8CyiD4hraKP8mJQu488jUp

Para una ocasión tan especial como la visita de Fernando Franco al Centro Niemeyer se nos ocurrió pedir algunas recomendaciones ilustres que consigan motivar a nuestro público y de paso explicar la importancia de Fernando en el pasado reciente del cine español más inquieto, en el presente y sobre todo en un futuro revuelto pero muy esperanzador.

mensajes_de_voz_02Elías León Siminiani, el inquieto Cineasta en primera persona mayúscula del hit “Mapa” (programada en el Niemeyer hace unos meses) nos envía por gmail el siguiente texto:

Si hay una cualidad que aúne los cortos de Fernando Franco, más allá de la querencia por historias que exploren el sufrimiento existencial, sería su extraordinario rigor como cineasta. Montador de formación y oficio, pocos cineastas de su generación parecen tan preocupados por la solidez estructural o la coherencia del lenguaje con que construir un mundo ante los ojos del espectador. Un cierta sensación de austeridad, meditación y plenitud de sentido parece alumbrar cada encuadre, cada corte, cada frase, cada posición de cámara. Así, en una época de imparable caos visual, en que somos sistemáticamente avasallados por imágenes sin norte, el trabajo de Franco deviene necesaria resistencia, recordándonos la extraordinaria potencialidad de ese lenguaje combinación de imagen y palabra que llamamos cine.

El gran Montxo Armendáriz tuvo a Fernando Franco como montador de su último film hasta la fecha, No tengas Miedo, y a través de varios tweets que agradecemos en el alma nos dice:

Fernando Franco no es sólo un magnífico montador de imágenes, sino un gran cineasta en el más amplio significado del término. Su calidad como persona y su disposición profesional hace que sea un compañero ideal en la difícil tarea de sacar adelante una película. Y, además, su capacidad para construir historias, unida a su sentido del encuadre, del ritmo y de la planificación, nos revela la presencia de un potente y personal director de cine.

2013_3_20_QbtMLkgNcQy3fExRpuZUY2Nuestro hermano de sangre, Gonzalo de Pedro (fundador y alma mater del festival Punto de Vista, docente, crítico y cineasta) ha sido y es uno de los principales reivindicadores de la obra de Franco como montador y realizador. Han colaborado en dos de los cortometrajes firmados por De Pedro hasta la fecha: Emetreinta y Historia nº 52785/614-18 (ambos en colaboración con Javier Garmar). de Pedro escibe para nosotros este emocionante texto:

15 FÓRMULAS ALTERNATIVAS DE FILMAR LA ANGUSTIA DE VIVIR

Gonzalo de Pedro Amatria

Uno de los trabajos menos conocidos de Fernando Franco lleva por título 15 fórmulas alternativas para matar el gusanillo y aunque a su autor le cueste reconocerlo, es una comedia brillante y precisa, además de concisa, sobre el gran tema que Fernando lleva abordando de muy distintas formas en su carrera como realizador: la vida como patología, la existencia como enfermedad, la relación de uno mismo con el mundo como fuente de imagesdolores y heridas incurables. A través de quince diferentes patologías referidas a la comida (desde la ingestión de uñas, a heces, pasando por clavos, hormigas o cristales), Fernando hace un retrato metafórico pero muy acertado de las formas más extremas en que la vida, y uno mismo, puede convertirse en un infierno. En ocasiones, el infierno no son los otros, sino uno mismo.

franco_capitLo interesante del trabajo de Fernando no es, sin embargo, su empeño en radiografiar las heridas más profundas que puede producir algo tan complicado como amar, querer, o sencillamente, vivir, sino que esa investigación casi emocional camina de la mano de un trabajo formal, de una investigación sobre la pertinencia de las imágenes, sobre cómo contar, con qué imágenes, y sobre todo, por qué. No sé si por los años que Fernando lleva montando imágenes ajenas, o si justamente su capacidad para pensar sobre ellas fue la que le convirtió en montador, todos sus trabajos, ya sean documentales, experimentales, ficciones o videoclips, parten de un análisis casi matemático de aquello que se va a rodar, cómo, y sobre todo por qué. Me van a permitir una pequeña anécdota, ahora que estamos en familia: conocí a Fernando por azar, porque la persona que iba a montar mi primer cortometraje de ficción tuvo que bajarse del proyecto, y los productores, que eran además amigos suyos, le engañaron para que trabajara en aquel corto. En la primera reunión que Javier Garmar, codirector, y yo, tuvimos con Fernando, dejó las cosas muy claras: “Yo no soy un pegaplanos. No vamos a hablar de si un plano se corta un fotograma antes o después. Lo primero es que me contéis el corto, y que me contéis el cómo, el paraqué, y el porqué”. Ese ejercicio racional, científico, de indagación en las razones, los porqués, las preguntas y los motivos, es el primer paso en un trabajo que permite encontrar las estructuras, las lógicas internas, los cortes apropiados para cada imagen. Y ese método, que Fernando aplica a las imágenes ajenas, lo aplica con mayor radicalidad si cabe en sus propios trabajos: pequeños trabajos quirúrgicos sobre el dolor de la existencia, pequeñas obras maestras de algo tan contradictorio como las matemáticas de la vida.

Anuncios

Una respuesta a “AMOR, DESAMOR Y OTRAS ENFERMEDADES DEL ALMA HUMANA (el cine de Fernando Franco)

  1. Creo que Fernando Franco, por todo lo que he visto de su obra, es uno de los cineastas más prometedores del cine español.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s